El decálogo de la buena madre


Decálogo de la buena madre: diez consejos semi-serios para las madres que aspiran a la perfección, recordando siempre que no hay hijos perfectos ni madres perfectas.

En Este Artículo:

Antes de la llegada de un niño a nuestra cabeza, hacemos mil sueños sobre los cuales bebe perfecto Será nuestro hijo y cuán maravillosa será nuestra vida con él. Luego llega el bebé, con toda su carga de trabajos y características únicas, a veces no exactamente similares a las que habíamos imaginado. Y nos damos cuenta de que Nuestra nueva vida no es tan simple como pensábamos..

Cómo reconocer a una madre feliz y cómo llegar a ser una.

Esta premisa sirve para decir que no hay hijos perfectos o incluso madres perfectas. Así que aquí están algunos Consejos para las madres que aspiran a la perfección.Porque sería suficiente tratar de ser moderadamente bueno. Así que incluso si no eres perfecto, no te preocupes. Lo importante es ser buenas mamás.

Tener siempre una solución

El decálogo de la buena madre (10 imágenes) Diez consejos semiseri para madres que aspiran a la perfección.

Aquí están las 10 reglas de oro para aprender a ser una buena madre (incluso sin lograr la perfección):

  1. Siempre encuentra una solución alternativa.
    Con los niños, usted sabe, nunca puede organizar algo sin ser imprevisto. Debes estar preparado para enfrentar cualquier evento inesperado. Por lo tanto, siempre es mejor tener un Plan B, si algo no funciona como debería.
  2. Acepta cambiar de opinión.
    Siempre has imaginado un bebé perfecto durante el embarazo, que come y duerme. ¿Pero pronto descubrió que no lo es? Y luego acepte la idea de que cada niño tiene su tiempo y sus hábitos (y sobre todo que no siempre coinciden con lo que queremos).
  3. Aprende sus palabras
    Cuando el niño comience a hablar y aprender sobre el mundo, comenzará a mostrar interés en juegos o dibujos animados que no conocemos. Así que prepárate para aprender todo lo que le gusta. Nombres de los personajes o palabras nuevas que escuchará cada vez más a menudo.
  4. No hagas comparaciones con otros niños.
    Tarde o temprano alguien vendrá a preguntarte: "¿Por qué no caminas todavía?", "¿Pero todavía no hablas?" o "Mi hijo ya se ha quitado el pañal, ¿no es así?". Aprende que no debes hacer comparaciones. Siempre habrá un niño que caminará antes o hablará antes que otro. Pero esto no significa necesariamente que el niño más "perezoso" tenga un problema. Cada niño tiene su tiempo y es bueno respetarlos.
  5. Acepta el hecho de que todo no será perfecto.
    ¿Llora siempre el recién nacido? ¿No duermes por la noche o solo quieres a mamá? ¿El niño mayor hace una rabieta? Es normal No espere que todo sea siempre perfecto, pero aprecie estos momentos también. Después de todo, si todo es perfecto, ¿sabes qué aburrido?
  6. No grites
    Gritar no sirve de nada a los niños. Especialmente cuando son pequeños, los niños no pueden describir sus emociones. Y un capricho puede ser la única forma en que tienen que dejar en claro que algo está mal. Trate de mantener la calma y no gritar, sino hablar en voz baja con el niño para resolver el problema sin demasiado drama.
  7. Date un tiempo para ti mismo
    Los niños nos necesitan. Esto es verdad Pero no debemos olvidar que somos mujeres. Y que nosotros también tenemos necesidades y necesidades. Date un poco de tiempo para ti mismo no significa dañar a tu hijo. Todos necesitamos un descanso incluso cuando se trata de sus hijos. Así que si sientes la necesidad, recorta un espacio solo para ti. Sin culpa hacia el niño. Si la madre está bien y está tranquila, el niño también lo estará.
  8. Ser previsor
    Es mejor tener un stock más de cualquier cosa (leche, pañales, toallitas u otros), en lugar de correr el riesgo de quedarse sin.
  9. Siempre sonrie
    ¿El bebé acaba de terminar de comer y medio termina en la silla alta o en el piso? Smile! Intenta enfrentar cualquier imprevisto con una sonrisa y las cosas mejorarán.
  10. Aprender a delegar
    El deseo de ser siempre buenas y perfectas madres es normal. Pero si siente que no puede hacer todo, aprenda a delegar o pida ayuda a otros, desde su compañera hasta sus abuelas. La colaboración es siempre útil y hace la vida más fácil.

Vídeo: La relacion con tu madre, ¿es toxica? con Mario guerra y Martha Debayle