Porque los niƱos a los dos aƱos no escuchan. Que hacer


ĀæPor quĆ© no escuchan 2 aƱos? Las razones de la conducta sin sentido de los "duenni" y los trucos de una madre para sintonizar con ellos

En Este ArtĆ­culo:

Porque a los 2 aƱos no escuchan.

A los dos aƱos, los niƱos parecen tener una voluntad de hierro, especialmente cuando se trata de decir "NO" y de negarse sistemĆ”ticamente a hacer cualquier cosa que se les pida o su propĆ³sito. ĀæPero por quĆ© se comportan asĆ­? ĀæY cĆ³mo tratar de cambiar las cosas tratando de no volverse loco?

En primer lugar, la ciencia nos ayuda. A los dos aƱos, un niƱo estĆ” experimentando el mayor desarrollo cerebral de toda su vida: se ha estimado que desde el nacimiento hasta los tres aƱos, su cerebro produce aproximadamente 700 nuevas conexiones neuronales por segundo. AdemĆ”s, a esta edad. Su comportamiento es conducido en un 90% por la emociĆ³n. No desde la lĆ³gica. En pocas palabras, sus acciones son impulsivas y guiadas solo por las emociones durante la mayor parte del dĆ­a: es exactamente por eso que es capaz de clamar por comida y luego rechazarla tan pronto como se la presenta. Y tambiĆ©n es la razĆ³n por la que es absolutamente inĆŗtil preguntarle por quĆ© lo hizo: incluso Ć©l no lo sabe. No tiene idea de por quĆ© no le gustaba esa comida. Pero probablemente, ya que tiene hambre, si lo repites en cinco minutos, lo devorarĆ” alegremente.

CĆ³mo crece un niƱo entre dos y tres aƱos.

El secreto es tratar de sintonĆ­zate con Ć©l y, de alguna manera, apoyarlo, lo cual, atenciĆ³n, no significa renunciar a educarlo y conscientemente crecer un poco salvaje. Solo significa que nosotros, los adultos, sabemos cĆ³mo usar la lĆ³gica y entendemos que si nos sentamos a tomar un cafĆ© (Ā”o dos!) Ā”Durante diez minutos en lugar de insistir y asaltar preguntas sobre por quĆ© no quieren comer, no cambiarĆ” nada, por cierto! En algĆŗn momento, probablemente Ć©l sea el que se nos acerque y nos pida que comamos.

La razĆ³n de estos comportamientos sin sentido, y capaces de hacer que los dĆ­as no sean infernales, se dice pronto: esta es la edad en que los niƱos Empiezan a explorar su independencia. y desarrollar su propia imagen de sĆ­ mismos; Te has dado cuenta de que las palabras que dicen con mĆ”s frecuencia son "No" y "mĆ­o"? Para ellos, son formas de comunicar que estĆ”n separados de nosotros, a travĆ©s de conductas que no cumplen con las normas y que les ayudan a reconocer que los deseos de mamĆ” y papĆ” pueden no coincidir con los suyos. No cumples para buscar el tuyo. identidad y crecer, por lo tanto: un mecanismo que comienza ahora y culmina con la rebeliĆ³n adolescente.

Que hacer

Pero, ĀæcĆ³mo sintonizar mejor con el niƱo y luego, de alguna manera, inducirlo a un comportamiento aceptable? AquĆ­ hay algunos consejos para usted:

  • Dar opciones: Es un buen compromiso, porque le estamos dando cierta libertad, pero en nuestros tĆ©rminos. Y evitamos los propios objetivos como preguntas abiertas ("Āævamos a la mesa?"): La respuesta, ya sabes, serĆ” "no" ;-)
  • Hablando en un idioma adecuado para Ć©l: evite las negaciones o prohibiciones y, en su lugar, favorezca los tĆ©rminos positivos y el "quĆ© hacer" (por ejemplo, no "no lo tire" y "lo pase"). Intentamos ser pacientes y esperar a que Ć©l procese la informaciĆ³n y responda; siempre somos amigables y respetuosos, porque un tono imperioso solo lo empujarĆ” a "desafiarnos".
  • Busque la relaciĆ³n causa-efecto: hablando con Ć©l, poniĆ©ndonos posiblemente ante sus ojos, explĆ­quele cĆ³mo una de sus acciones producirĆ” una consecuencia: "cuando te lavas las manos, podemos sentarnos en la mesa".
  • Siempre busca la colaboraciĆ³n: "Necesito que te vistas" crea un vĆ­nculo de complicidad entre nosotros, un juego de equipo, que incluso un niƱo tan pequeƱo puede percibir.
  • Juega temprano: siempre que sea posible, es bueno anticipar al niƱo lo que debemos hacer "en poco tiempo debemos vestirnos para ir con los abuelos"; Ā”Esto nos da el tiempo para sentir el terreno y entender cuĆ”l es el momento adecuado para detener el juego y comenzar a vestirlo, evitando caprichos!

VĆ­deo: Canciones infantiles - las mejores canciones infantiles