10 Buenas razones para tener un segundo hijo


El nacimiento de un niño es el momento más feliz en la vida de cada uno de nosotros, ese momento maravilloso del primer llanto y la alegría compartida con la pareja. Si hablamos de niños, las emociones son inevitablemente fuertes, y entre las cosas que...

En Este Artículo:

introducción

la nacimiento de un niño es el momento más feliz en la vida de cada uno de nosotros, ese momento maravilloso de la primer llanto y la alegría compartida con la pareja. Si hablamos de niños, las emociones son inevitablemente fuertes, y entre las cosas que se pueden hacer para uno bebé lo más importante es sin duda darle una hermano. Vea a continuación por qué, aquí hay 10 buenas razones tener un segundo hijo.

La alegría de la maternidad y la paternidad.

No vives para dejarte llevar por la amargura de la vida, y lo que hacen los niños es endulzar los dolores: tienen la increíble capacidad de arrancarnos una sonrisa con un simple gesto o una simple sonrisa, además de la explosividad del momento alegre de nacimiento. Y nunca es demasiado, felicidad: hacer un segundo hijo podrá duplicar lo que ya se ha obtenido del primero.

La estabilidad de la pareja.

El nacimiento de un hijo altera el equilibrio familiar, ya que el período de embarazo inevitablemente perturba (para bien o para mal) a la madre. Pero, después de todo, el resultado no es más que compartir una gran alegría: también beneficiará la relación de la pareja, gracias a los maravillosos momentos de vivir en dos, tres y cuatro.

La felicidad del primer hijo.

Los celos y los temores del niño se superan fácilmente, lo que le brinda al primer hijo la atención que merece incluso después del nacimiento del hermano pequeño. Depende de la capacidad de los padres, pero instintivamente también el hijo mayor amará al recién llegado y, a largo plazo, sin tener que salir de la infancia, estará feliz de tener un hermano pequeño.

Responsabilidad del hermano mayor

El del hermano mayor es un papel que desempeñar y, por el lado de los padres, poder jugar. Encomendar al niño mayor las tareas relacionadas con el crecimiento del niño de la casa (solo si lo desea, también es un niño) ayudará a la aceptación al sentirse más cerca de los padres y, de este modo, limitar los celos. Enseñándole, además, lo que significa Responsabilidad!

Un nuevo compañero de juegos

Ciertamente no en el primer período, pero con el crecimiento de los niños, si la distancia de la edad no es enorme, el mayor se dará cuenta de que ha encontrado en su hermano un compañero de juegos con quien compartir los momentos de alegría en el hogar: además de empujar a ambos hacia Actividades más saludables de los videojuegos y la televisión, esto les ayudará a crecer juntos y derivará en beneficios sociales mutuos.

La vida luchó en dos.

Cuando los primeros matones se enojen con uno de sus hijos, el otro intervendrá, permanezca con ellos por cierto. Y así ocurrirá con todas las bofetadas recibidas de la vida, cada uno de los niños sabrá que puede contar con que su hermano se fortalezca y logre superar las dificultades.

Aprender a compartir

Willy-nilly, la vida obligará a nuestros hijos a compartir algo con alguien. Comienza con el escritorio de la escuela, para terminar con el escritorio en el trabajo: compartir significa vivir juntos, y cuanto antes aprendan, mejor. El nacimiento del hermanito impondrá al compartir juguetes, espacios y especialmente a los padres: cuánto trabajo ya se ha hecho, que a los veinte años estará en el bolsillo...

Compartiendo el mal... y para el bien!

El nacimiento de un segundo hijo liberará al primogénito de todas las responsabilidades que inevitablemente se sentirá responsable de hacer felices a los padres: ciertamente tendrá que satisfacer sus expectativas, se sentirá obligado a hacerlo (¡siempre de acuerdo con sus actitudes!) Pero será "reparado" por la presencia de un hermano que puede llenar los vacíos que inevitablemente dejará.

... y luego te haces viejo...

Ciertamente no es un razonamiento detrás del rol de los padres, pero se puede considerar que necesitarán a sus hijos mañana. O, invirtiendo el argumento, que sus hijos se ven obligados a mantener a sus padres incluso económicamente. Un hijo único enfrenta todas estas dificultades solo, con el apoyo de un hermano lo cambia todo.

Cuanto más somos, mejor!

Frase típica al organizar una fiesta, ¿verdad? Bueno, aprendamos cómo tratar la vida cotidiana, cada almuerzo y cada cena como una fiesta, ¡y estar en cuatro siempre será mejor que ser tres! La alegría que trae a dos niños es aritméticamente doble en comparación con la que trae uno... ¡¡Bienvenido al segundo bebé !!

consejos

Algunos enlaces que pueden ser útiles para usted:

  • Cómo manejar los celos del hijo adolescente hacia su hermano.
  • Cómo gestionar un conflicto entre hermanos.
  • 7 ventajas de tener un hermano mayor

Vídeo: Razones para no tener un segundo hijo